¿POR QUÉ REALIZAR EJERCICIOS HIPOPRESIVOS EN EL POSTPARTO?

Tras el parto, muchas mujeres recurren a la gimnasia abdominal hipopresiva para mejorar la musculatura abdominal y el suelo pélvico. Además de esto, los hipopresivos ayudan a prevenir posibles prolapsos e incontinencia urinaria. 

En el postparto es interesante realizar técnicas de aspiración diafragmática porque que hay un ascenso de las vísceras pélvicas mejorando asi la vascularización ya que hay un aumento del flujo venoso y linfático a nivel de la pelvis y los miembros inferiores. 

1- Normalización de la postura 

Durante el embarazo se producen unos cambios posturales compensatorios debido al aumento de volumen abdominal, que puede persistir tras el embarazo. Estos cambios en la postura, pueden ser responsables de dolor lumbar o dolor pélvico. Con el programa de la gimnasia abdominal hipopresiva se consiguen mejoras posturales debido a un aumento de la fuerza de los paravertebrales superficiales, un aumento de la flexibilidad de la cadena posterior y una mejora en la autoelongación vertebral. (Caufriez M., Fernández Dominguez J. C., Fanzel R., Snoeck T., “Efectos de un programa de entrenamiento estructurado de Gimnasia Abdominal Hipopresiva sobre la estática vertebral cervical y dorsolumbar”, Fisioterapia, 2006 

2- Tonificación de la faja abdominal 

Durante el embarazo, la musculatura abdominal sufre una fuerte distensión debido al crecimiento del bebé y a una secreción hormonal de progesterona que aumenta la laxitud de las fascias abdominales. Tras el parto, es de gran importancia recuperar el tono abdominal, a parte del punto de vista estético, la musculatura del abdomen tiene una función de sostén visceral en el desplazamiento de las vísceras abdominales y pélvicas al esfuerzo. 

A través de las técnicas hipopresivas de M.Caufried, conseguiremos mejorar el tono y la competencia abdominal, lo cual tiene relación directa con la reducción del perímetro de la cintura. 

3- Tonificación del suelo pélvico 

Tras dar a luz hay una hipotonia de base y/o de carga en el suelo pélvico, esto se produce debido a la presión abdominal y al cambio hormonal, a lo cual hay que sumar el proceso expulsivo y posibles maniobras instrumentales (fórceps, episiotomias, etc.). El programa de ejercicios hipopresivos produce a largo plazo (seis meses de media) una tonificación de hasta un 58% de media el tono de base. (Caufriez M., Kiffer L., Leduc A., Schulman C.C., “Incidence de la gymnastique hypopressive sur le tonus du plancher pelvien féminin”, S.I.F.U.D. Marrakech 1996.) 

  1. Mejora de la vascularización 

La aparición de varices es uno de los males más comunes en la mujer embarazada debido al aumento del volumen sanguineo y a la presión que ejerce el útero sobre los vasos sanguineos. Los ejercicios hipopresivos en especial las técnicas de aspiración difragmática producen una disminución de la presión abdominal generando un aumento del flujo sanguineo y mejorando el retorno venoso. ( Caufriez M., Governo A., Rondeux C. “influence des techniques hypopressives sur le retour veineux des membres inférieurs”, A.I.RU.G. Acta, 1991

5- Prevención de la incotinencia urinaria de esfuerzo (I.U.E) 

Estudios realizados demuestran que el 23% de las mujeres presenta síntomas de IUE tras dar a luz, estos sintomas aumentan si han sufrido una extracción instrumental (Baydock S.A. -2009) (Van Kessel K – 2001). En la mayoría de mujeres estos problemas suelen aparecer más a largo plazo que justo después del parto, debido a la sumación de factores de riesgo como el aumento de peso, envejecimiento u otro embarazo. Algunos estudios constatan que presentar İ.U.E durante el embarazo o durante los tres primeros meses tras el parto, presentan un riesgo del 92% de padecer incontinencia urinaria a los cinco años de haber dado a luz. (Impact de la première grossesse/ accouchement sur le risque d’7U.E. à 5 ans Viktrup L, et al. Am J Obstet Gynecol 2001;185(1):82-87) (VIKTRUP, Am J obstet Gynecol 2001). Con los hiporpresivos conseguimos activar tónicamente la musculatura abdominal y el suelo pélvico e inhibir tónicamente el diafragma torácico, evitando de este modo factores de riesgo relacionados con la incontinencia urinaria de esfuerzo. 

6- Mejorar la vida sexual tras el parto 

Después de dar a luz los trastornos sexuales son muy frecuentes como la pérdida del deseo sexual, el dolor durante las relaciones o la disminución del placer. Las técnicas hipopresivas aumentan el tono de la musculatura perineal ayudando a devolver un cierra vaginal óptimo, mejorando al vascularización permitiendo recuperar su vida sexual tras el parto. Los estudios (Caufriez y coll.) demuestran que, después de 4 meses de tratamiento hay un aumento significativo del sentimiento de placer coital en el 95% de los casos (del 40% de los casos en el grupo control) y un aumento significativo del 90% en el caso del tono vulvo-vaginal de base (tonimetria perineal) frente a solamente un aumento del 10% en la población control.

María Mieres, Fisioterapeuta especializada en Gimnasia Abdominal Hipopresiva