EL ARTE DE RESPIRAR, EL ARTE DE VIVIR

En el Yoga, a la respiración la observamos como un arte, como un bálsamo. La respiración, que también llamamos Pranayama en sánscrito, va de la mano, no solo con las asanas, sino con nuestro día a día. Es un pilar que sostiene nuestro estilo de vida. ¿Por qué?

La respiración está estrechamente ligada a las emociones. ¿Os habéis dado cuenta de que cuando algo os enfada o preocupa, vuestra respiración se acorta y acelera? Y cuando algo os quita la alegría, ¿notáis cómo incluso respirar se vuelve tedioso?

En Yoga, la respiración se observa como aquello que nos abastece de energía, nos permite captarla y distribuirla a lo largo de todo nuestro cuerpo. Además de oxígeno y otros gases de aprovechamiento para nuestra función respiratoria, a través del acto de inhalar y exhalar, tomamos ‘prana’, un tipo de energía sutil, conocida como ‘energía vital’, que nos nutre a través de los canales energéticos, similares a los meridianos de la conocida Medicina Tradicional China, con distinta disposición.
Cuando aprendemos a respirar, conseguimos manejar una herramienta fundamental, no sólo para sentirnos más vitales, sino para aprender a estabilizar nuestras emociones, mejorar nuestro sistema inmunitario, nuestra función digestiva e, incluso, nuestra postura.

Por encima de todo, manejar la respiración significa obtener maestría sobre nuestro mundo interior; nos vuelve depositarios de la llave que abre las puertas hacia nosotros mismos, hacia el lugar donde nos encontramos seguros, serenos y donde nuestra percepción se vuelve clara y libre de prejuicios. Gracias a un buen manejo de la respiración, nuestra atención y capacidad de concentración de aguzan y nos facilitan ordenar nuestros pensamientos y emociones y, por consiguiente, tomar mejores decisiones, aprender y entender con mayor eficacia, ser capaces de reaccionar a los vaivenes del día desde la serenidad y encontrarnos más a gusto con nosotros mismos.

La calidad de nuestra respiración, se equipara a la calidad de nuestra vida. Así que, ¿por qué no aprender a respirar?, ¿por qué no enseñarlo a los más pequeños y aportarles una capacidad que les evitará muchos problemas y les facilitará la vida en buena parte?

En nuestro siguiente vídeo, dispondrás de información sobre cómo dar tus primeros pasos en el arte de la respiración, teniendo en cuenta que profundizar en la base y hacerlo con la guía de tu profesor de Yoga, es lo primero que debes hacer antes de ir más allá en esta materia tan profunda y compleja. Esperamos que te sea de gran utilidad y que lo disfrutes.
Namasté

Luisa Medina, Yoga Esencia